Spanish   Catalan   English
Búsqueda avanzada
hemos encontrad 0 results
Your search results

¿Cómo sé si el inquilino de mi vivienda es solvente?

Publicado por enhabitat on 17/02/2020
| Blog
| 0

En la época en la que nos encontramos, y con los problemas que han sufrido muchos arrendadores en los últimos años, la solvencia de los inquilinos se convierte en algo básico a la hora de decidirnos por un arrendatario u otro.

La mayor preocupación de un arrendador es que no se pague el alquiler puesto que un proceso de desahucio puede tardar más de 6 meses. Pero no sólo esto preocupa al arrendador, sino también los diferentes destrozos que se pueden producir o la imposibilidad de tener suministro eléctrico por un corte por impago. 

Medidas para conocer la solvencia de un inquilino

Nómina

Una de las mejores formas de saber si un inquilino puede pagar o no es saber cuánto cobra. Para ello podemos solicitarle el contrato de trabajo y las últimas nóminas (se suelen pedir tres) si es que trabaja por cuenta ajena. De esta formas sabremos si es fijo o temporal, sus ingresos netos y si tiene la nómina embargada.

En caso de que sea autónomo se le puede solicitar la declaración de la Renta o las declaraciones trimestrales de IRPF e IVA. Ésto nos permite ver su situación económica o si percibe dinero por otros conceptos. 

Si el inquilino posee su cuenta o nómina fuera de España, según el Reglamento 655/2014 se le puede embargar una cuenta aunque esté en el extranjero, mediante mandato judicial. 

Estudios de solvencia

Estos estudios los realizan determinadas empresas, previo consentimiento del arrendatario. Al realizar este tipo de estudios, las empresas que lo realizan dan una garantía de pago, por lo que, si el inquilino no paga, lo deberán hacer ellos. 

Las aseguradoras también realizan análisis de solvencia de los arrendatarios porque es una “garantía tanto para el propietario que se asegura que alquila su vivienda a un inquilino solvente, como para la propia aseguradora que será obligada al pago en caso de morosidad del inquilino”, afirma Figuerola. En líneas generales, “las aseguradoras aceptan que los inquilinos destinen hasta un 45% de sus ingresos netos, al pago del alquiler”, confirma Robles.

Registros de morosos

Existe un Fichero de Inquilinos Morosos que da un histórico del inquilino para saber dón ha alquilado o cuánto ha dejado de pagar. 

Existen otras listas de morosos, como ASNEF, la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, que agrupa a entidades financieras, compañías telefónicas, aseguradoras, empresas de suministros, editoriales entre otras en el que se recogen datos de personas físicas; o la RAI, Registro de Aceptaciones Impagadas, que sólo posee datos de personas jurídicas.

Medidas del propietario para evitar riesgos

En la mayoría de casos, la fianza y las garantías permitidas por ley se quedan muy cortas en función del coste que conllevaría un impago del alquiler.

Pero no sólo existe este tipo de costes para un arrendador. Los gastos que pueden conllevar  el arreglo de la vivienda tras los destrozos que puede ocasionar un inquilino puede alcanzar cifras muy altas. 

Además, el impago del alquiler suele ir unido al impago de facturas como la luz o el gas, que pueden conllevar el corte de suministro y el hecho de que no podamos dar de alta la luz o el gas otra vez en la vivienda si no se paga la deuda con la comercializadora. Si el suministro está a nombre del inquilino, para poder saber el estado del suministro de gas o luz, deberás hablar con la distribuidora de la zona.

Para estar cubierto ante cualquier problema derivado de un alquiler, existen diversas “garantías” para el arrendador.

Fianza

La fianza es un forma legal de garantizar que el inquilino cumpla sus obligaciones. La LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos) establece el importe de misma en el pago de un mes por adelantado. Este dinero se deposita en un organismo especial de cada Comunidad Autónoma. 

Una vez finalizado el alquiler, si toda la vivienda está en orden y no hay pagos pendientes, se devuelve la fianza.

Aval bancario

El aval bancario es una garantía adicional por la que el inquilino garantiza con el banco que va a pagar el alquiler. El coste de este aval puede alcanzar las 6 mensualidades. Este tipo de garantía supone una serie de gastos bancarios. Lo bueno de los avales es que se puede pedir su ejecución de forma inmediata si el inquilino no paga. 

Garantía de cobro

Esta garantía la llevan a cabo agencias profesionales que gestionan el alquiler.A cambio de un porcentaje en la renta mensual, el propietario se asegura el cobro de la renta directamente desde la inmobiliaria. 

Seguro de impago

Este tipo de seguro lo contrata el propietario, garantizándose el importe de la renta mediante el pago mensual de una cantidad. 

Seguro del hogar

Los seguros del hogar cubren los problemas o averías que se dan tanto en el continente como en el contenido de la vivienda.

  • Filtros de búsqueda

Compare Listings

¡Novedades y Promociones!No pierda la ocasión en encontrar la propiedad de sus sueños

Suscríbase y recibirá todas las novedades y promociones de ENHABITAT PROPIEDADES

¡Novedades y Promociones!No pierda la ocasión en encontrar la propiedad de sus sueños

Suscríbase y recibirá todas las novedades y promociones de ENHABITAT PROPIEDADES